Blog

¿Aplicas la regla del 60/30/10 para elegir los colores de tu vivienda?

Colores de tu vivienda - Tienda de muebles en Parla - Madrid Sur

Los colores con los que pintas y decoras tu hogar son mucho más importantes de lo que piensas. Pueden conseguir que una estancia resulte más relajante, parezca más amplia, tenga más luminosidad o sea más acogedora.

Por eso debes elegirlos con acierto y combinar muy bien los tonos de paredes, techos y suelos con los colores del mobiliario y los textiles de cada estancia. Es la única vía para conseguir la ambientación, estilo y estética que deseas dar a tu hogar.

Para facilitarte esta complicada tarea de elegir los colores de tu vivienda hay una regla que puede ser muy útil. Es la llamada Regla del 60/30/10, ¿la conoces? Si no es así, estate atento/a a lo que te vamos a contar desde nuestra tienda de muebles en Parla – Madrid Sur.

Cómo elegir los colores de tu vivienda

Es obvio que tus gustos personales van a primar a la hora de elegir los tonos que van a predominar en tu vivienda, pero no todo puede basarse en eso, ya que no estamos ante un elemento decorativo más. De hecho, el color es probablemente el elemento que goza de mayor capacidad transformadora en los proyectos de interiorismo.

Los colores deberán ser elegidos en función de las características arquitectónicas de la vivienda, de la distribución de los muebles y del estilo decorativo global. Solo así se puede conseguir potenciar todos los detalles de cada parte de la vivienda.

Por ejemplo, no es aconsejable elegir un color para las paredes de tu salón si antes no sabes dónde van a estar ubicadas las ventanas, la cantidad de luz natural que entrará por ellas o dónde colocarás las principales piezas del mobiliario como el sofá.

La regla infalible del 60/30/10

Una regla que no falla a la hora de elegir los colores de tu vivienda es la regla 60/30/10. Se trata de elegir tres colores principales que son los que predominarán en una estancia teniendo en cuenta cómo está distribuida y el estilo que quieres que impere en ella.

De acuerdo con esta regla, debes elegir un color principal que tendrá una presencia del 60 % en la estancia y será el tono elegido para paredes y/o suelos y los complementos textiles de mayor dimensión como las cortinas.

Después debes optar por un color secundario que ocupará el 30 % y puede ser el que domine en piezas del mobiliario como sofás, sillones, lámparas, cuadros…

Y el tercer color solo estará presente en un 10 % y es el acento que sirve de contrapunto. Intenta que, al menos, dos de los tres colores sean complementarios.

Esta regla es muy seguida en proyectos de interiorismo y decoración, especialmente cuando se quiere acertar y conseguir un estilo final sencillo, acogedor pero también potente a nivel visual, algo que se consigue combinando bien algunos complementos decorativos como cuadros, alfombras o cortinas.

Y como siempre, para ponerla en práctica puedes optar por el asesoramiento de nuestro equipo de interioristas que te ayudará en la elección de las piezas de mobiliario y su combinación. Te esperamos en Muebles Vázquez, ya sea para ayudarte con el diseño de un dormitorio o amueblar tu salón con muebles Franco Furniture, estaremos encantando de atenderte.

Deja una respuesta